Viernes 16 de Agosto de 2013

"Salía de mí una voz gruesa que me decía 'tengo que matar'"

  • Extra el pais y el mundo

Juan Carlos Cardozo comenzó a ser juzgado por el homicidio de la hija, la madre y la hermana de su pareja, quien lo perdonó y espera un hijo de él. "Yo no pude haber hecho eso jamás, estaba como poseído", se defendió.

En el banquillo

Juan Carlos Cardozo, nuevamente en pareja con Romina Martínez.

Juan Carlos Cardozo, el joven acusado de haber asesinado a la hija, la hermana y la abuela de su exmujer el año pasado en la localidad bonaerense de Benavídez, negó haber cometido ese triple homicidio y culpó a "una voz gruesa" que hablaba a través suyo. "Yo no pude haber hecho eso jamás, estaba como poseído", dijo el imputado ante el Tribunal Oral en lo Criminal 7 de San Isidro, donde comenzó a ser juzgado por el hecho.

En la sede del tribunal se congregaron cerca de 40 familiares y amigos de las víctimas con fotos de las tres y carteles clamando "justicia", pero como la sala era pequeña se fueron turnando para ingresar a la audiencia. Mientras lloraba, Cardozo (25) reconoció ante los jueces Mónica Tisato, Eduardo Lavenia y María Cohelo y el fiscal Ricardo Juan que estuvo en la casa donde se cometieron los crímenes, pero que no fue "consciente".
"Salía de mí una voz gruesa que me decía 'tengo que matar'. En ese momento fue todo segundos para mí", afirmó Cardozo, que dijo que no sabía que podría haber pasado si allí también se encontraba su pareja, Romina Martínez (27), quien hace dos días manifestó que lo había perdonado, y la hija de ambos. "Estoy arrepentido, les pido perdón. Yo jamás haría eso", agregó, mientras lo escuchaban su hermana y otros dos familiares.

Acerca de lo ocurrido aquel 27 de agosto de 2012 en la casa de Uruguay 633, partido de Tigre, detrás de la vivienda de sus suegros y donde por entonces vivía Romina, relató que él se levantó como todas las mañanas para ir a trabajar. "Cuando agarro el cuchillo y lo meto en la mochila no sé para qué estaba haciendo eso. Después, en vez de bajarme donde debía para ir a trabajar, me bajo en la casa de ella", dijo en alusión a su expareja, que lo había abandonado hacía pocos días.
Cardozo contó que tocó la puerta, salió a abrirle la abuela de su expareja, Nilda Ludovica Ham (76), él le preguntó si estaba Romina y ella le dijo que no. Entonces, "sale de mí como una voz gruesa que me dice 'tengo que matar'", sostuvo el imputado y remarcó que esa voz muchas veces le hablaba en portugués porque practicaba la religión umbanda y había incorporado un espíritu que lo hacía hablar en ese idioma. En ese momento, el imputado empezó a balbucear ante los jueces, no se entendía claramente lo que decía y si bien no lo mencionó explícitamente, asesinó a la anciana, la cual según los peritajes recibió unas veinte puñaladas.
Cardozo reconoció luego que mató a la hija de Romina, Marisol (6), que estaba durmiendo y fue ahorcada: "No sé de dónde saqué el cable, estaba boca abajo y la asfixié", declaró. El imputado detalló que después llevó los dos cuerpos al baño y en ese momento entró a la casa la hermana de Romina, María Florencia Martínez (15), quien pasó por allí para darle remedios a su abuela. "Ella me ve, me abalanzo y empezamos a forcejear. Agarré un cuchillo de la mesa. Es como que se quebraban los cuchillos, hincaba y se quebraban", admitió Cardozo.

Tras la declaración, se leyó un estudio psiquiátrico practicado al imputado en la Asesoría Pericial de La Plata, del cual surge que "su juicio crítico se haya conservado, pudiendo diferenciar entre lo correcto de lo no correcto". Por su parte, una psicóloga que entrevistó al acusado dijo a los jueces que en las charlas "tenía un discurso coherente y claro, de apariencia delirante, pero con una intención exculpatoria".


Compartir:

Noticias Relacionadas


Diario Tiempo Nacional/Internacional
© DIARIO TIEMPO DIGITAL - Diario Tiempo Digital. Diario matutino de la ciudad de 9 de Julio Edición Nacional / Internacional. Fundado el 1ero. de octubre de 1995 - 9 de Julio - Pcia. de Buenos Aires. Tel.: (02317) 430285 - Libertad 759.
Propietario: Juan Enrique Cambello S.R.L
Director: Juan Enrique Cambello
Dirección Nacional de Derecho de Autor: 64918281
Edición: 3524