Lunes 1 de Julio de 2013

Con menos fuerza, hubo más choques

  • Extra el pais y el mundo

Policía y manifestantes volvieron a enfrentarse antes de la final de la Copa. Pero la protesta no fue masiva.

Fuerte custodia

La Policía reprimió con gases lacrimógenos.

La Copa Confederaciones se despidió ayer de Brasil como comenzó hace dos semanas, con protestas, con algunos choques entre manifestantes y la Policía, y con el gas lacrimógeno llegando hasta las mismas tribunas del Maracaná de Río de Janeiro.

Unas 20 mil personas confirmaron en las redes sociales su asistencia a las manifestaciones, pero el número real no llegó ni a la mitad y hubo unos 5 mil participantes en una primera protesta y unos 3 mil en la segunda, en la cual irrumpió la violencia. Las autoridades, que temían grandes movilizaciones, desplegaron en torno al estadio una de las mayores operaciones de seguridad que se han visto en Río de Janeiro.

La ciudad, y en especial los alrededores del Maracaná, fue ocupada por unos 10.600 policías y 7.400 militares, un contingente que duplicó el número de agentes que cada día patrulla Río de Janeiro y la vecina Niterói. La primera de las marchas, respaldada por unas 5 mil personas, llegó hasta cerca de un kilómetro del estadio, donde fue contenida por un fuerte cordón policial, sin que se registraran incidentes. No ocurrió lo mismo con la segunda marcha, en la que algunos de los participantes comenzaron a desfilar encapuchados, en una clara provocación a la policía.

En uno de sus varios intentos por llegar hasta las puertas del estadio, algunos manifestantes lanzaron diversos objetos contra los agentes, que respondieron con gases lacrimógenos en tal cantidad que su efecto se sintió incluso en las tribunas del estadio. Según dijeron medios locales, los disturbios concluyeron con seis manifestantes y un policía herido, aunque ninguno de gravedad.

Ambas manifestaciones reiteraron las demandas de las anteriores, con protestas contra el gasto público en el torneo de la FIFA y peticiones de mejores servicios públicos y más inversiones en salud y educación, entre muchas otras reivindicaciones. Esta vez los participantes también protestaron por la concesión del Maracaná a la gestión de empresas privadas.

Dentro del estadio, otros 1.300 guardias privados se ocuparon de mantener la seguridad en el recinto, en el que se congregaron más de 70 mil aficionados, muchos de los cuales hasta posaron para fotos sentados encima de los carros blindados que la policía desplegó en el camino al estadio. Esa estricta seguridad interna y la intención de la FIFA de impedir toda manifestación dentro del estadio fueron burladas en la ceremonia de clausura.


Compartir:

Noticias Relacionadas


Diario Tiempo Nacional/Internacional
© DIARIO TIEMPO DIGITAL - Diario Tiempo Digital. Diario matutino de la ciudad de 9 de Julio Edición Nacional / Internacional. Fundado el 1ero. de octubre de 1995 - 9 de Julio - Pcia. de Buenos Aires. Tel.: (02317) 430285 - Libertad 759.
Propietario: Juan Enrique Cambello S.R.L
Director: Juan Enrique Cambello
Dirección Nacional de Derecho de Autor: 64918281
Edición: 3538